Unión de Guardias civiles, UnionGC, junto a las asociaciones IGC, UO, ASES y AUGC denuncian que a lo largo de esta semana, en varios medios de comunicación, han publicado una noticia que se aleja muy mucho de la realidad y es que, por parte de la Guardia Civil, existe una discriminación lingüística, asegurando que un agente de la Benemérita ha impedido el paso a la zona de seguridad, por hablar en catalán, a una trabajadora del aeropuerto de Palma.

A raíz de esta noticia, entre otras, se ha publicado una viñeta cómica en la que se cuestiona el buen hacer de la Guardia Civil, atribuyéndole un comportamiento contrario al ordenamiento Constitucional y aparentando que la Guardia Civil no es garante del uso de cualquier lengua oficial.

La realidad de los hechos es que los mismos no ocurrieron como la trabajadora ha contado, siendo totalmente contradictorias las versiones de los agentes actuantes y testigos con respecto a lo asegurado por la trabajadora, no teniendo relación alguna el idioma utilizado por la misma con el motivo del impedimento del paso a la zona de seguridad. De hecho los Guardias Civiles no hicieron otra cosa que cumplir con su obligación al negar el acceso a una persona no autorizada.

Desde UnionGC y resto de asociaciones firmantes lamentamos que ciertos medios de comunicación se hayan dejado arrastrar por el sensacionalismo, no siendo este medio ninguno de ellos, no ajustándose lo publicado a la realidad. Ni la Guardia Civil, ni sus componentes, hacen ningún tipo de discriminación a ninguna persona por que hablen una u otra lengua.

Por último, UnionGC y el resto de asociaciones quiere expresar su repulsa a todas aquellas personas que para ocultar su responsabilidad ante incumplimientos de las normas se excusan en falsas discriminaciones por razón de sexo, de raza, de ideología, o, como en este caso, por el uso de una lengua.