La UniónGC –Unión de Guardias Civiles– apuesta por un nuevo modelo policial, y denuncia que la Institución ha perdido más de diez mil efectivos en los últimos siete años.

La Guardia Civil ha perdido más de 10.000 efectivos en los últimos siete años en España, según los datos facilitados este martes por el secretario general de la Unión de Guardias Civiles —UniónGC–, Marcelino García, en una rueda de prensa en Lugo en la que ha estado acompañado por la presidenta de la Asociación Española contra la Despoblación, Lidia Díaz.

Señala el Presidente de la UniónGC: «Arrastramos una perdida de más de diez mil efectivos en los últimos siete años, y en concreto en Lugo harían falta al menos cien efectivos más», ha subrayado García.

Por parte de la UniónGC — Unión de Guardias Civiles–, se ha hecho hincapié en que «la Guardia Civil en Lugo está formada por cuatro compañías, a su vez esas compañías están formadas por 49 puestos que se distribuyen en 12 núcleos operativos».

En la provincia los efectivos «rondan los 980, desglosados en:  «910 hombres y 70 mujeres», y en el caso de Lugo ha advertido de una «dificultad de cobertura de patrullas 24 horas al día en cada núcleo operativo, que se debe a la falta de personal, a la organización de recursos humanos que es ineficiente dado que se constata el alto volumen de personas ocupadas en situaciones burocráticas y también se debe a un despliegue obsoleto, dado que de los 49 puestos solo abren cuatro las 24 horas y son Monforte, Burela, Ribadeo y Vilalba», además de la Comandancia de Lugo.

Ante estas carencias, previamente ha señalado que son un «cuerpo eminentemente rural», y ha reivindicado la necesidad de «aumentar las plantillas, la optimización de recursos y la externalización» de profesiones en el Instituto Armado, «como por ejemplo, externalización del servicio sanitario, del servicio de psicología o también de mecánicos», ha abundado.

Por su parte, Lidia Díaz ha puntualizado que «el aumento de robos es exponencial a la merma de efectivos de la Guardia Civil», al tiempo que ha lamentado que en Galicia «existen muy pocos equipos especializados en mujeres y en menores».

Pese a esta situación, ambos han expuesto que no les consta el cierre «inmediato» de cuarteles en la provincia de Lugo, sobre esos 49 que operan en la actualidad.

La UniónGC, pide una nueva organización, un nuevo modelo y una reorganización operativa de los recursos humanos, externalizando incluso parcelas que deben ser realizadas por otros profesionales especializados.