Unión de Guardias civiles, UnionGC, manifiesta que faltan guardias civiles especializados en tráfico y se está dando prioridad a los controles de velocidad en las autovías, en lugar de enfocarlos a las vías convencionales o secundarias, donde más accidentes graves se producen. Lo denuncia la Unión de Guardias Civiles, UniónGC, en Galicia, que critica «la poca gestión política e institucional en buscar solución al déficit de agentes de tráfico que se acucia en la época estival». La siniestralidad mortal en las carreteras, en toda España, pero también en Galicia, ha aumentado este verano, casi triplicándose el número de fallecidos en comparación con el año pasado.

Desde la asociación UniónGC, este sus delegaciones en Galicia, indican que entre los factores que explican esta siniestralidad y que habría que atacar están, además del triángulo velocidad, alcohol y drogas, otros como el tipo de vía, los adelantamientos o las distracciones. En este sentido, apuntan a que, con la llegada del nuevo director de la DGT, Pere Navarro, «los guardias civiles de tráfico son más bien empleados en recaudar dinero que vidas». Inciden en que en algunas provincias como Ourense se realizan numerosos controles de velocidad en las autovías. Esto va relacionado, dicen, dada la escasez de personal, con la menor vigilancia disuasoria de las vías convencionales. Las anunciadas «patrullas integrales» son, para este colectivo, «una venta pura y dura de la administración cara a la galería» y reclaman más agentes en las especialidades de motorista y atestados.