La Unión de Guardias, UnionGC, ha solicitado al Defensor del Pueblo que interponga un recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Foral de “reconocimiento y reparación de las víctimas por actos de motivación política provocados por grupos de extrema derecha o funcionarios públicos”

La norma, conocida como ley de “abusos policiales”, fue aprobada en el Parlamento de Navarra el 26 de marzo de 2019 y publicada en el Boletín Oficial del Estado el 16 de abril.

Para Unión de Guardias Civiles, UnionGC, la ley se ha dictado “para burlar la sentencia del Tribunal Constitucional, aprobando una ley sustancialmente idéntica a la declarada inconstitucional, esperando no sea esta recurrida ante el Tribunal Constitucional, por el momento político en el que es aprobada”.

Esta norma, añade, “pretende reconocer como víctimas de torturas a personas que no cuentan con una sentencia judicial firme que acredite tal condición, lo que vulnera el derecho a la presunción de inocencia y a la tutela judicial efectiva que garantiza nuestra Constitución en su articulado”.

En esa línea indica que “su finalidad se dirige al reconocimiento y reparación de supuestas víctimas de motivación política en ella especificadas en acciones acontecidas desde el año 1950 dentro del territorio de Navarra”.

Tras opinar que “no difiere en gran medida” de las causas que motivaron la presentación inicial del recurso de inconstitucionalidad, y que fue declarada inconstitucional por nuestro Tribunal Constitucional, desde UnionGC se solicita al Defensor del Pueblo la presentación del correspondiente recurso de inconstitucionalidad.

El rechazo de Union de Guardias Civiles se suma al de otro sindicato policial que ha considerado “inadmisible” la ley que ve como “un intento de blanquear la historia, porque en Navarra no hubo bandos, sino una banda terrorista”.

UnionGC considera que esta norma es “gemela” de la aprobada recientemente por el Parlamento Vasco, y en ambos casos “buscan retorcer el relato del terrorismo en ambas comunidades autónomas para presentar un escenario de conflicto en el que los verdugos se presenten como víctimas y viceversa”