La cúpula de los Mossos d’Esquadra abandonó un acto en el que Pedro Garrido defendió el compromiso de trabajar por “la libertad y la seguridad de los ciudadanos” y la labor del cuerpo el 1-O

La Unión de Guardia Civiles (UniónGC) respalda las palabras del jefe del cuerpo en Cataluña, el general de brigada Pedro Garrido, durante el acto con motivo de la patrona de la Guardia Civil celebrado el pasado miércoles en Sant Andreu de la Barca (Barcelona). Durante esta celebración, miembros la cúpula de los Mossos d’Esquadra que se encontraban en el lugar decidieron abandonar el homenaje cuando Garrido aseguró que los agentes que desarrollan su labor en la comunidad autónoma se mantienen “firmes en la defensa de la seguridad y libertad de los ciudadanos”, como se demostró hace dos años durante la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre y también recientemente a raíz de los últimos acontecimientos violentos.

La organización profesional del instituto armado suscribe estas palabras, especialmente después de que el Ministerio del Interior siga sin velar por los derechos de los guardias civiles que trabajan en Cataluña y que están sufriendo una campaña de acoso y humillación por parte de determinados grupos del independentismo radical con asedio a cuarteles o seguimientos personales. En este sentido, UniónGC considera especialmente grave que la Delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, se reuniera tras ese acto con los responsables de Interior de la Generalitat para pedir disculpas por el discurso de Garrido, unas palabras que, en opinión de UniónGC, pueden suscribir todos los integrantes del cuerpo.

“Apoyamos las palabras de Pedro Garrido no porque sea un general, sino porque es un compañero que ha manifestado el sentir general de todos los miembros de la Guardia Civil”, insisten desde la organización. Según UniónGC, reivindicaciones de este tipo son especialmente importantes después de que el Parlamento de Cataluña pidiera con los votos de los partidos soberanistas la salida de la Guardia Civil de la comunidad autónoma como consecuencia de las detenciones de siete miembros de los CDR que, según investiga la Audiencia Nacional, tenían en su poder material explosivo para, supuestamente, cometer delitos.

En este sentido, la UniónGC ya pidió a la Fiscalía de Cataluña que investigue como posibles delitos de odio las manifestaciones frente a los cuarteles en los que se corearon consignas violentas y que tuvieron lugar a consecuencia de esas detenciones. También está esperando una reunión con la delegada del Gobierno para manifestarle sus inquietudes a este respecto.