La asociación UnionGC presentó ayer en Ourense su candidatura para las elecciones al Consejo de la Guardia Civil, órgano en el que los colectivos que representan a todas las escalas del cuerpo tienen interlocución con el director general. Las elecciones serán los días 24 y 25 de octubre y están llamados a votar más de 65.000 miembros del instituto armado, unos 800 en la Comandancia de Ourense. Las reivindicaciones generales que plantea esta asociación es que se cubra la tasa de reposición de los funcionarios que se jubilen, que se haga una nueva reestructuración del despliegue territorial para que no haya cuarteles muy pequeños que la UniónGC considera “ineficaces”. Otra de las demandas de la UniónGC es la equiparación con otras policías autonómicas, con las que ahora tienen una discriminación salarial de unos 600 euros, según calculan. El salario de un guardia ronda los 1.500 euros.

Además, esta asociación está luchando por que no se aplique el Código Penal Militar a los guardias civiles y por que se dote de chalecos antibalas individuales a cada funcionario, algo que aún no ocurre a pesar de estar en un nivel cuatro de alerta antiterrorista, denuncian.

Para Ourense, hay además otras reivindicaciones, según expusieron los representantes de la asociación, como la creación de una unidad de Policía Judicial en primera compañía, dedicada en exclusiva a las investigaciones, una unidad de seguridad ciudadana de comandancia (USECI) -similar a la UPR que tiene la Policía Nacional- o que el puesto de Ourense pase a ser considerado principal, lo que llevaría a duplicar el número actual de efectivos.