Union de Guardias Civiles, UnionGC denuncia la sensación que tienen los agentes que custodian la frontera sur de Europa es de estar atados de pies y manos. Cada asalto despierta sus inquietudes y mascullan que su propia integridad está en juego: “¿Hasta cuándo?”, se preguntan los guardias civiles. Este miércoles, siete Guardias Civiles resultaron heridos en Ceuta, después de que más de 200 personas se abalanzasen sobre la valla. “No son hechos aislados, nuestras vidas están en juego”, lamentan. “Aquí apenas tenemos medios para responder; materiales y, lo que es peor, tampoco humanos”. No en vano, consideran que Ceuta y Melilla -junto al agujero del narcotráfico de Algeciras- son los peores destinos en los que desempeñarse. “Y no podemos utilizar material antidisturbios”.

Estámos cansados que el Gobierno y al Ministerio al que dependen miren para otro lado, el buenísimo con el que se trata el problema va a conseguir que maten a algún agente y solo ellos eran los culpables.

UnionGC denuncia que son sus vidas las que están en juego. Y se preguntan “hasta cuándo” se van a producir situaciones como la de este miércoles. O la del pasado 26 de julio, cuando 600 personas se lanzaron contra la valla en un episodio en el que resultaron heridos 22 guardias civiles y 132 migrantes.

“Es otro día más con el mismo escenario en un nuevo asalto. Los datos hablan de siete agentes heridos, pero podían haber sido mucho más. Les han lanzado piedras y ácidos, excrementos y orina“. Habla José Manuel Manrique, portavoz estatal de la Unión de Guardias Civiles en conversación con EL ESPAÑOL. Lanza un “llamamiento” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y al ministro del Interior, Grande-Marlaska: “Que no miren de lado, que miren de frente a lo que sucede ahí abajo, en la frontera“.

El portavoz de la UniónGC pide que se dote de “medios humanos y materiales” a los destacamentos de Ceuta y Melilla: “Juegan con la vida de la gente y nuestros abogados van a denunciar los hechos que han tenido lugar este miércoles: han herido a siete compañeros”. Además de más personal, ¿qué pueden necesitar los agentes? “Materiales antidisturbios“, resuelve Manrique; especialmente más material protector para cubrirse de los ataques. “No se pueden utilizar pelotas de goma, pero ellos sí pueden agreder a los agentes impunemente”.