El Ayuntamiento de Polanco ha anunciado que el destacamento de la Guardia Civil en ese municipio ha trasladado la oficina de denuncias al cuartel de Torrelavega y solo mantendrá la atención al público los miércoles, en horario de 9.00 a 14.00 horas, y a través del 061 y el 112 para emergencias.
Desde el Ayuntamiento de Polanco, a través de un comunicado, se señala que la Guardia Civil ha explicado que este cambio permitirá mejorar el servicio, porque con el traslado a Sierrapando la oficina de denuncias será atendida en todo momento por personal especializado, algo que no podría ocurrir si se mantuviese en el cuartel de Polanco. Además, afirma el Consistorio que con esto se podrá llevar a cabo un plan de optimización del personal, que se traducirá en mayor presencia de efectivos patrullando en las calles.
En cambio, la Unión de Guardias Civiles de Cantabria advierte que será un “cierre tácito” del cuartel y la pérdida de un servicio “de primera necesidad” para los cerca de 13.000 vecinos de Polanco, Miengo y parte de Piélagos a los que atiende este destacamento.
El Secretario General de UniónGC en Cantabria, Javier Nodar, ha tachado de “pintoresco” que el Ayuntamiento de Polanco emita un comunicado para anunciar la pérdida de la oficina de denuncias, pero la alcaldesa, Rosa Díaz, no “exteriorice” malestar por una medida “que va contra los intereses de los vecinos” de su municipio.

Nodar rechaza que el traslado de la oficina de denuncias suponga una mejora del servicio o el incremento de las patrullas, porque los recursos son “limitadísimos”. Además, deja claro que el personal que a partir de ahora atenderá las denuncias en Torrelavega, “mucho o poco, será igual de especializado” que los que lo hacían en Polanco; de hecho, “algunos son los mismos”.

En declaraciones a HoyTorrelavega, el Secretario de UniónGC subraya que no hay “nada” positivo en la medida, que atribuye a la necesidad de “administrar” los escasos recursos de la Guardia Civil para atender diferentes servicios y municipios. También cree que desde la Delegación del Gobierno hay un afán de reducir los números de denuncias y “maquillar las estadísticas”.
El cuartel de Polanco era tradicionalmente el de más trabajo y número de detenidos de la cuenca del Besaya, junto al de Los Corrales. “Lo que va a pasar ahora es que mucha gente, al ver que no pueden atenderlos en Polanco, dejará de denunciar”, por el desplazamiento y las esperas en una oficina con gran volumen de trabajo. “Habrá muchos hurtos, robos o daños de pequeña relevancia que ya no se denunciarán, y claro, bajarán las estadísticas”, asegura Nodar.
Desde la Unión de Guardas Civiles insisten en la falta de medios humanos y materiales que sufre el cuerpo, y reclaman a los políticos “sensatez” para analizar con calma las necesidades de la Benémerita,”qué servicios queremos para los vecinos” y como prestarlos.
Fuente: hoytorrelavega