Union de Guardias Civiles, UnionGC, sigue triunfando en los Juzgados en defensa de todos los Guardias Civiles.

Hubo una máxima de 33 grados en Ourense el 19 de junio de 2017. Un agente que custodiaba la garita de la Comandancia de la Guardia Civil de Ourense -el principal acuartelamiento, la central del instituto armado en la provincia- desempeñaba su función sin llevar la gorra. Su oficial jefe directo o vio y le preguntó el porqué. El agente, que lleva cerca de 30 años de servicio, adujo que su médico se lo había recomendado porque la prenda de cabeza le provoca eccemas en el cuero cabelludo, más cuando las temperaturas son elevadas. El mando lo reprendió en público. El guardia recibió una notificación de apertura de expediente. Un año y medio después, asistido por el servicio jurídico de la Unión de Guardias Civiles (UnionGC), la sanción queda anulada por el Tribunal Militar Cuarto de A Coruña.

El agente acudió a prestar su servicio sin la gorra oficial del uniforme, circunstancia que provocó que el capitán solicitase el relevo al entender que debía prestarse con el uniforme completo. En una resolución contra la que todavía cabe recurso ante la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo, el Tribunal Militar Cuarto de A Coruña considera acreditado que el guardia civil cumplió con “su deber de comunicación” al informar de su situación al jefe de servicio, acción que se vio además complementada con la presentación de un certificado médico que fue remitido al servicio de sanidad de la Comandancia de Ourense. La resolución ve por tanto como un “hecho incontrovertido, y reconocido ya en las propias resoluciones sancionadoras, que el guardia entregó en su unidad de destino, un certificado médico para que se le diese el curso correspondiente”, una documentación que aportó al servicio de sanidad, sumada a la comunicación al jefe del servicio de la existencia de una “vicisitud médica”.

En septiembre de 2017, la Guardia Civil lo sancionó como autor de una falta leve por “retraso, negligencia o inexactitud en el cumplimiento de los deberes y obligaciones”, tipificada en el artículo nueve (apartado tres) del régimen disciplinario de la Guardia Civil. El agente por medio de los servicios jurídicos de Union de Guardias Civiles,UnionGC, interpuso un recurso ante el Tribunal Militar al entender que se vulneraron derechos fundamentales. La Sala anula la sanción “por haberse dictado con vulneración del principio de la legalidad”.

“Lo importante es poner la gorra. No es un monólogo de la Guardia Civil”, ironizaba ayer la UnionGC en el comunicado que hizo público el resultado favorable del recurso. La asociación recuerda que el agente había comunicado “en tiempo y forma” a la institución que contaba con prescripción médica.

“No en las no mejores formas de educación”, dice la UnionGC, “este compañero de la Unidad del Núcleo de Servicios fue amonestado por un oficial aun siendo advertido por el compañero de que había realizado la comunicación oportuna de que por prescripción médica no podía hacer uso de su gorra oficial. Lo más llamativo es que tras este suceso incoaron un expediente disciplinario”.

Union de Guardias Civiles, UnionGC, califica la situación de “un tanto rocambolesca, ya que se da la tesitura de que nada impedía que dicho compañero realizara sus funciones encomendadas”. La resolución favorable al guardia civil, que todavía admite recurso al Supremo, llega tras recursos previos en la vía administrativa. En vía judicial defendió al agente el despacho Lex Auria de Ourense, especializado en derecho policial y militar.

Estuvo de baja

La Unión de Guardias Civiles celebra que “de nuevo se hizo justicia ante tanta injusticia que se comete contra la escala básica”, pero también lamenta que un caso “surrealista” tuviera consecuencias personales, puesto que el agente estuvo de baja médica tras ser expedientado. Desde UnionGC “Estamos perplejos de que no se preocupen de otras materias laborales y carencias denunciadas y expuestas en reuniones oficiales, mientras aplica con ligereza el régimen disciplinario”. Citan entre las verdaderas prioridades, por ejemplo, la carencia de chalecos individuales en una situación de alerta 4 antiterrorista, o el problema de los robos en el rural.

Fuente: http://directorio-denoticias.blogspot.com