La Unión de Guardia Civiles ha denunciado el trato “vejatorio” de un comandante del Ejército, vocal togado y destinado en un tribunal militar, a dos agentes del instituto armado, a quienes llegó a decir que se les iba “a caer el pelo” porque “no sabéis a quien conozco, que a mi nadie me da órdenes”.

Un incidente que, según el relato que Unión de Guardias Civiles plasma en un comunicado, tuvo lugar el pasado día 24 en torno a las 14.30 horas cuando dos agentes de Seguridad Ciudadana del puesto de Galapagar (Madrid) observaron a un vehículo obstaculizando la intersección de la calle Estrella con la carretera de La Navata.

Los agentes se desplazaron hasta el lugar, con las luces prioritarias y de emergencia del vehículo oficial para regular la circulación y ver qué podía estar pasando.
Restablecido el tráfico se percataron de que un coche que circulaba detrás de ellos tocaba el claxon de forma reiterada, por lo que los agentes se dirigieron al conductor para preguntarle por el motivo por el que hacía sonar la bocina insistentemente.
“Entonces qué coño haces tú aquí” y “qué cojones hacéis ahí que no me dejáis pasar”, les respondió el comandante mientras los agentes le informaban de que el uso de la bocina era para evitar situaciones de peligro. El militar les dijo que era comandante, que se cuadraran y que sabía cómo iba esto porque estaba “en un togado militar de Madrid“.
Los agentes le pidieron que se calmara y se subiera al coche porque era peligroso estar en la calzada, a la vez que sacó su teléfono móvil para sacar fotos a los guardias.

Vosotros no sabéis con quién habéis dado, habéis pinchado en hueso porque soy vocal de un juzgado togado militar y se os va a caer el pelo, soy comandante del Ejército“. “A mí dos guardias no me dan órdenes que soy comandante, cuádrate”, prosiguió.
Unión de Guardias Civiles ha tenido conocimiento de que el comandante presentó una denuncia contra la “impecable actuación” de los dos agentes de Galapagar y ha decidido emprender acciones legales contra este militar porque no permitirá “atropellos a los guardias civiles, así como el menoscabo del principio de autoridad”.