La Unión Guardias Civiles, UnionGC, ha manifestado que sus servicios jurídicos  estudian la presentación de una denuncia ante la Fiscalía contra los responsables del nombramiento de los servicios tras el accidente sufrido por un guardia civil en Ólvega, cuando patrullaba en solitario, al no cumplirse la ley de Riesgos Laborales.

El Secretario de Riesgos Laborales y número uno de la candidatura de UnionGC al Consejo en las próximas elecciones, Marcelino Bermúdez, que ha denunciado la escasez de efectivos que sufre la Comandancia de Soria y las del resto de España, ha resaltado en rueda de prensa que la Guardia Civil, debe garantizar la seguridad de sus trabajdores, para cumplir con la ley sobre prevención de riesgos laborales. “La guardia civil no presta patrullas unipersonales en teoria, pero la escasez hace que tenga que terminar el servicio en solitario, tras dejar al compañero en otro puesto”, ha denunciado. De las ocho horas del servicio, una hora o dos las pasa en solitario, ha apuntado.

La Guardia Civil, según ha señalado, aduce que son patrullas combinadas, pero “cuando uno de los componentes trabaja en solitario, durante ese tiempo se transforma en patrullas unipersonales“.

Bermudez ha denunciado que el pasado 8 de septiembre un guardia civil, que patrullaba en solitario después de siete horas de servicio en los que recorrió 300 kilómetros, tuvo un aparatoso accidente en la travesía de Ólvega aunque afortudamente no paso nada de gravedad, pero, de haber ocurrido, el efectivo hubiese quedado en situación de total indefensión.

El letrado de la asociación, Daniel Muñoz, ha avanzado que los servicios jurídicos están estudiando las consecuencias de este caso.

“Ni en horas nocturnas ni en situación de alerta por terrorismo, la norma prohibe patrullas combinadas, con excepciones. Pero la excepcionalidad se ha convertido en norma”, ha denunciado.

Durante estos dos meses -julio y agosto- en cinco puestos de la compañía de Soria han realizado más de 3.800 kilómetros en solitario para buscar al otro componente de la patrulla.

UnionGC no dejará de denunciar situaciones como ésta. El accidente de nuestro compañero debe ser el último. No debe permitirse en lugar de España que la vida de una guardia civil corra peligro. Lo hemos dicho en varias instancias y no se nos ha hecho caso”, ha lamentado.

En Castilla y León, con respecto a hace cuatro años, se han perdido 500 efectivos de la Guardia Civil y en Soria, “uno de los casos más sangrantes”, con cuarteles cerrados, harían falta un centenar de guardias civiles más -hay en torno a cuatrocientos- para dar respuesta a las demandas de Seguridad.

La Guardia Civil ha perdido 10.000 efectivos en los últimos años, por la congelación de la tasa de reposición.

Además ha señalado que el 30-40 por ciento de los cuarteles en España son prescindibles, con lo que se podría agrupar los medios en menos cuarteles para garantizar el servicio público durante las 24 horas.