Tras comprobar el mal estado en que circulan algunos coches de la Guardia Civil nos viene a la cabeza aquello de consejos vendo y para mí no tengo.

La DGT asegura que un salto de 10 años en un mismo coche reduce hasta un 65% el riesgo de muerte o lesión grave en un accidente de idénticas características. El dato apoya su teoría de que cuanto más viejo es un vehículo, más peligroso resulta y su defensa de que urge renovar el parque móvil nacional que con una media de 12 años es de los más antiguos de Europa.

Hasta aquí, todos de acuerdo.

La noticia salta cuando vemos fotos del lamentable estado en que circulan algunos coches de la Guardia Civil, sirva esta galería de fotos como ejemplo:

 

La galería de imágenes cedida por Unión de Guardias Civiles (UnionGC) y AUGC se ve el interior de un coche lleno de garrapatas; otro en el que los agentes han tenido que recurrir a chinchetas para que el tapizado del techo no se les caiga encima; también hay ejemplos reales de vehículos que superan los 400.000 kms.

No son ejemplos exagerados ni mucho menos.

La medida de edad de los coches de la Guardia Civil es de ocho años, pero el verdadero problema está en el odómetro. “Encontrar un coche que no supere los 100.000 kms es muy raro”, declaran desde Unión de Guardia Civiles, UnionGC.