La Asociación de Unión de Guardias Civiles, UnionGC, ha presentado una denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional contra Josep Lluís Trapero, jefe de los Mossos d’Esquadra, por la comisión de los presuntos delitos de sedición, omisión del deber de perseguir delitos y de desobediencia.

El escrito de la denuncia, al que ha tenido acceso este diario, señala que “los mandos de la policía autonómica catalana decidió aparentemente no cumplir” con las órdenes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. “La falta de colaboración por parte de este cuerpo policial dificultaron y entorpecieron la legítima ejecución al resto de Cuerpos de Seguridad del Estado de lo exigido mediante resolución judicial”.

UnionGC considera que la decisión adoptada por Trapero “ha provocado que la confianza que ofrece a día de hoy este cuerpo policial sea nula”. Acusan al jefe de los Mossos de entorpecer la actuación policial ordenada por la Justicia. “Los agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil fracasaron en gran parte de sus objetivos, por la negligencia, la pasividad notoria y ánimo de dificultar las actuaciones que llevaron a cabo los Mossos”.

En el escrito de denuncia, la UniónGC -creada en el año 2006 en el ámbito de la Guardia Civil española con el fin de defender los derechos profesionales y sociales de los Guardias Civilesdescribe que Trapero, en las reuniones que mantuvieron los tres cuerpos policiales se comprometió a cerrar todos los colegios electorales a las seis de la mañana del 1 de octubre. “Lamentablemente Trapero optó por anteponer su ideología política al criterio profesional y a las órdenes judiciales que debía ejecutar”.

Asimismo, concluyen que Trapero “decidió desobedecer, vinculando de esta manera al resto de miembros de los Mossos de su pasividad, imprudencia e incompetencia”.

Trapero ya ha sido citado por la Audiencia Nacional para declarar como investigado por un presunto delito de sedición.