Desde UnionGC condenamos enérgicamente las agresiones sufridas por los Guardias Civiles de Melilla a causa del salto a la valla realizado el pasado martes.

La inmigración ilegal se organiza para realizar saltos a la valla, armados con ganchos, calzado con tacos metálicos para poder superar la valla y, realizando el salto de forma masiva, y de forma muy agresiva, agrediendo a los agentes que intentan detener una marabunta humana.

Ciento diez inmigrantes lograron entrar en territorio español, tres Guardias Civiles que intentaron detenerles están heridos, ciento diez contra tres… Este dato pone negro sobre blanco la carestía de personal con la que trabajan los Guardias Civiles que defienden las fronteras exteriores de la Union Europea.

La Guardia Civil realiza una labor encomiable,  sin medios, con sueldos paupérrimos, mientras dos días después de los hechos desde Union de Guardias Civiles, UnionGC, todavía esperamos que el Ministro del Interior o el Director General de la Guardia Civil salgan a explicar que medios van a poner para que estos hechos no se vuelvan a repetir.

Los tres Guardias Civiles heridos por realizar su trabajo no han tenido hueco entre las noticias, si ha habido declaraciones de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía que se ha llegado a desplazar al Congreso de los Diputados para exigir a los grupos parlamentarios medidas “para poner fin a la vulneración sistemática y continuada de los derechos humanos de las mujeres porteadoras en la otra ciudad Autónoma, Ceuta. Este tipo de declaraciones claramente injuriosas hacen flaco favor a la Democracia y solicitamos públicamente que el Ministro del Interior las desmienta.

Echamos de menos que las Autoridades,  las fuerzas políticas no salgan en tropel a defender a los Guardias Civiles que arriesgan su integridad a diario para hacer que la ley se cumpla en la frontera sur de Europa, una defensa proactiva y útil, hace tiempo que las palmadas en la espalda dejaron de ser eficaces, Desde Union de Guardias Civiles exigimos mas medios, mas personal y cambios legislativos para proteger de forma eficaz a los Guardias Civiles atacados por cumplir con su labor.