El martes un agente de la Guardia Civil de Pola de Lena fue arrollado por un vehículo conducido por un individuo con numerosos antecedentes, Sobre el mismo pesaba una orden de ingreso en prisión, y cuando le fue dado el alto durante un control rutinario, aceleró con intención homicida sobre el agente.

Unión de Guardias Civiles, UnionGC, apoya al agente que resultó herido, tras este atropello,  poniendo a su servicio todos los recursos legales y asociativos.

Desde UnionGC se quiere llamar la atención sobre la necesidad de endurecer las penas por estos delitos: “Normalmente los que los cometen acaban yéndose de rositas”.

Desde UnionGC, Unión de Guardias Civiles, se denuncia que estos hechos en los que se ataca a los Guardias Civiles, como el sucedido la semana pasada en la valla de Ceuta, en el que se destrozó mobiliario del puesto fronterizo y se agredió con acido y heces de animal a los agentes dejando varios lesionados y que que se relata son cada vez más comunes y la única manera de combatirlos es con penas mas duras para quienes agredan a los agentes y en el caso de los inmigrantes violentos durante los saltos a las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla que no se vean en ningún caso favorecidos con un permiso de residencia en nuestro país.