El Tribunal Supremo ha estimado el recurso realizado por los servicios jurídicos de UnionGC, Union de Guardias Civiles contra la sanción de dos meses de suspensión de empleo que le impuso el general jefe de la Agrupación de Tráfico del cuerpo a un Cabo 1º por el contenido de una entrevista que realizó en un programa de la COPE en enero de 2012 donde denunció que varios compañeros estaban siendo presionados por sus mandos, en la provincia de Lugo, para aumentar el número de denuncias que realizaban por infracciones de tráfico. La Sala V de lo Militar del TS estima que se vulneró el derecho a la libertad de expresión de este agente, ya que no usó términos desconsiderados con los mandos, y decreta la nulidad de la sanción.

El jefe de la Agrupación de Tráfico consideró al cabo autor de la falta grave de realizar «cualquier reclamación, petición o manifestación contraria a la disciplina debida en la prestación del servicio», Sin embargo, el Supremo recuerda que las limitaciones a la libertad de expresión de los miembros de las fuerzas armadas deben aplicarse cuando las críticas sean desconsideradas y faltas de moderación, según ha informado en una nota el TSXG.

En este caso, indica que «no se han utilizado términos desmesurados, irrespetuosos, ofensivos o desconsiderados hacia mandos o autoridades del Estado, ni se expuso nada que no fuera ya de público conocimiento a través de otros medios de comunicación. Y así, lo manifestado por el recurrente no ha sido otra cosa que contenidas y parcas matizaciones (de) los extensos comentarios realizados por la locutora, dichos con la ‘mesura necesaria’ para no incurrir en un quebranto de la disciplina y que pudieran suponer una vulneración al respeto debido a los superiores, pues ello supondría poner en peligro el buen funcionamiento del servicio, la jerarquía y la eficaz organización de la propia institución. En definitiva, no puede sostenerse que tales declaraciones constituyan el ilícito por el que fue sancionado».

Presiones para multar

El programa ‘Costa Viva’ de la COPE donde se emitió la entrevista tuvo lugar el 13 de enero de 2012. El cabo primero, sin dar a conocer su nombre, explicó, entre otras cosas, que se había reducido la productividad a dos compañeros «porque simplemente se ha reducido el número de vehículos por carretera y porque la gente cumple más, la gente está concienciada y es muy difícil, entonces lo que quieren es sanción, sanción y sanción, cuando los muertos han bajado a más del setenta por ciento, que es la finalidad de la seguridad vial al fin y al cabo. Habitualmente, es una gran casualidad de que los expedientes sancionadores van encaminados a los que menos producen según ellos, que efectúan las mismas horas en carretera que el resto de los compañeros y demás, simplemente denuncian lo que observan».

La locutora, antes de preguntar a este agente, a quien identificó como portavoz de la Federación de Tráfico de la provincia dentro de la Unión de Guardias Civiles de Galicia, señaló que dos agentes de la Benemérita estarían sufriendo acoso laboral para que aumentaran el número de denuncias.