La Unión de Guardias Civiles en Galicia ( UnionGC ), asociación profesional con representación en el Consejo de la Guardia Civil, mediante esta nota de prensa debemos denunciar públicamente el retraso excesivo e intencionado, quizás con la intención de provocar su caducidad, que están sufriendo las resoluciones de varios expedientes disciplinarios a un Sargento y un Cabo de la Guardia Civil, retraso este que impide una normalidad necesaria en el día a día del Puesto de la Guardia Civil de Bóveda (Lugo).

Unión de Guardias Civiles de Galicia denuncia la lamentable situación que viven dos afiliados del Puesto de la Guardia Civil de Bóveda (Lugo) ante la permanente presión a la que se han visto sometidos por parte del Sargento y el Cabo 1º de la Unidad, presión que finalmente les ha llevado a causar baja por motivos de salud, situación en la que se encuentran desde hace casi dos años. Los dos afiliados de UnionGC han venido sufriendo esta presión, y aún hoy la siguen sufriendo, por parte de sus mandos directos desde que tomaron la decisión de denunciar las constantes irregularidades, algunas de ellas supuestamente delictivas, cometidas tanto por el Sargento como por el Cabo 1º, habiendo presentado hasta seis partes disciplinarios por diferentes causas, que podrían conllevar la apertura de expedientes por faltas graves o muy graves. Incluso uno de estos partes presentado por los guardias civiles se refiere a las publicaciones y comentarios públicos realizados por el Cabo de la Unidad en las redes sociales de forma absolutamente abierta, publicaciones y comentarios de corte machista, xenófobo e incluso fascista, impropios en un servidor público.

UnionGC en Galicia lamenta la escasa determinación de los mandos superiores a la hora de atajar la problemática del Puesto de Bóveda, tanto del Jefe de la Comandancia de Lugo como del General Jefe de la Zona en Coruña, cuando eran plenamente conocedores de la misma, lo que ha provocado el agravamiento de la situación hasta llegar al estado en que se halla en la actualidad.

Esperamos también que en este caso no se utilice la doble vara de medir, tan habitual en la Guardia Civil, por la que los partes disciplinarios tramitados por superiores contra subordinados son gestionados con prontitud y determinación; mientras que aquellos partes tramitados por subordinados contra sus superiores parecen encontrar un camino lleno de obstáculos y son resueltos con bastante tibieza.

UnionGC en Galicia se mostrará vigilante para que se lleve a cabo el procedimiento establecido con la mayor agilidad y transparencia posibles, esperando que se haga justicia a la profesionalidad y valentía demostrada por los Guardias Civiles ahora de baja, paliando la presión a la que han sido sometidos de tal forma que puedan reincorporarse a su puesto de trabajo para continuar con su labor profesional.