La Unión de Guardias Civiles, UnionGC, insiste en su demanda de cerrar los cuarteles más pequeños y ubicar los efectivos en los puestos principales, mayoritariamente los de las cabeceras de comarca. El colectivo reaccionó ayer ante la información publicada por La Región referente a que el Ministerio del Interior no tiene previsto cerrar ningún cuartel en la provincia de Ourense, volviendo hacer pública su propuesta de demandar un mejor despliegue de las unidades de la Guardia Civil en la provincia en particular y en el resto de España, un despliegue acorde con el siglo XXI ya que el despliegue actual se diseño durante la creación del Cuerpo allá por el siglo XIX.

También solicita más personal, al encontrarse, según argumentan, las plantillas, tanto de seguridad ciudadana como del resto de especialidades, con un déficit de agentes.

Unión de Guardias Civiles puntualiza, en contra de lo manifestado por Interior y la Subdelegación del Gobierno, que sí tiene constancia de que  un estudio a nivel nacional de supresión de cuarteles, que fue elaborado por la Dirección General de la Guardia Civil y que, según argumentan, estaría avalado por Interior.