La Federación de Cabos de Unión de Guardias CivilesUniónGC– y su Delegación en Palencia  han encabezado la defensa Jurídica de un Cabo 1º de la Guardia Civil de Palencia, ante una denuncia presentada por un Guardia Civil contra éste en el Juzgado Togado Militar Central. En una denuncia paralela a la sufrida por dicho afiliado, se denunciaba también a un Capitán, a día de hoy Comandante de la Guardia Civil. Ambas denuncias se presentaban por supuestos delitos militares de acoso y maltrato a subordinados.

La situación denunciada derivaba de la retirada de los denunciantes, un Guardia Civil y de un Sargento (hoy Brigada), de un grupo de investigación formado en la provincia de Palencia para el que no se necesitaba curso ni especialidad alguna, es decir, era una cuestión de simple decisión del mando ya que se trataba de una decisión organizativa dentro de la Compañía de Palencia. Según relatan ambas denuncias, todo surgió supuestamente a raíz de no haber propuesto el Capitán al Sargento para una condecoración –circunstancia a la que no está obligado en absoluto- lo que, según el relato, enturbió la relación y desembocó en un supuesto acoso que las denuncias no terminan de concretar.

Según la Asociación, “la sorpresa ante la denuncia es si cabe aún mayor porque, con respecto al Cabo 1º, se le achaca no haber participado en dichas discrepancias y no haber denunciado al entonces Capitán por el supuesto trato dado por éste al Guardia Civil, que actuaba en el procedimiento bajo la misma dirección que el Sargento”.

Se da la circunstancia de que el Cabo 1º no había recibido por parte del Guardia Civil denunciante antes de la denuncia ningún escrito de queja ni parte contra el oficial de ningún tipo. Finalmente, por auto de 23 de noviembre, el Juzgado togado Militar Central ha decidido sobreseer el caso con respecto al Cabo1º, dado que en modo alguno, y según dicha Resolución Judicial, puede tacharse su conducta, y mucho menos tildarse, de delictiva, al no haber “atisbo alguno” de la existencia de ningún tipo de ilícito penal ni disciplinario; calificando literalmente la denuncia de “temeraria”. Los hechos se siguen investigando frente al Oficial.

Desde UnionGC quieren resaltar que la denuncia interpuesta a cualquier compañero del Cuerpo debe ser tratada con la misma exquisitez y seriedad que la que se hace a cualquier ciudadano, y mayor si cabe dada su repercusión dentro de una Institución basada en el Honor y la profesionalidad, donde cualquier denuncia acarrea un gran disgusto para el denunciado, que se ve sin excepción exhaustivamente investigado, bajo la sospecha de mandos y compañeros, y puede enfrentarse a un expediente disciplinario incluso aunque hubiese absolución.

UniónGC defenderá en todo momento, y hasta que se demuestre lo contrario, cualquier tipo de acusación que se vierta hacia cualquiera de sus afiliados, poniendo en marcha su maquinaria Jurídica en defensa de los intereses de sus afiliados. Reservándose esta Asociación la interposición de las medidas Judiciales que estime pertinentes en defensa de sus afiliados.