La Guardia Civil ha decidido plantar cara a las “coacciones y amenazas” sufridas por parte de la izquierda radical y este jueves cientos de agentes -convocados por la asociación UniónGC- se han concentrado frente a la casa cuartel de Manresa para trasladar su “apoyo y cariño” a los guardias civiles que trabajan y residen allí. El día 14 del pasado mes de diciembre, un grupo separatista acosó a la Benemérita -garante de la libertad y la seguridad de todos los españoles- en el cuartel de esta localidad catalana, ante la pasividad de los Mossos de Esquadra. Los violentos quemaron fotos del Rey, gritaron consignas batasunas como “sin pistolas no sois nada” y “fuera, fuera, fuera las fuerzas españolas”, además de lanzar pintura sobre la fachada del edificio ante la mirada de la Policía autonómica, que no intervino y esperó a que los radicales se disolvieran por sí mismos.

Bajo el lema “Apoyo y respeto al trabajo y la presencia de la Guardia Civil en Cataluña”, UniónGC se ha movilizado a partir de las 12:00 horas para denunciar lo que califica como “una estrategia de acoso y derribo instigada por una minoría de la sociedad catalana contra el Instituto Armado”. Agresiones que, lamentan los agentes, “no son propias de un Estado democrático”.

Pero lo más grave para los guardias civiles no es la presencia de “alborotadores anónimos” frente a su lugar de trabajo. “Lo más lamentable y penoso es el apoyo y la instigación de este tipo de actos por parte de partidos políticos -alguno de ellos con representación parlamentaria- que desde panfletos justifican, apoyan, alientan e incitan a cometer actos totalitarios”.

‘Aquellos que nos acosen nos tendrán enfrente’
La asociación ha querido mostrar así un “firme apoyo a la presencia de los guardias civiles y sus familias en Manresa, Barcelona, Cataluña y en toda España” y a todos aquellos agentes que “por el hecho de vestir un uniforme y servir fielmente al ciudadano son víctimas de agresiones y de la incomprensión de las instituciones”. “Aquellos que vulneren nuestros derechos, aquellos que nos acosen a nosotros o a nuestras familias”, han advertido.

Finalmente han solicitado al Gobierno “que demuestre que también se posiciona contra los radicales violentos, que no ayude a crear sensación de impunidad y que proteja a quienes nos protegen”. “Sed claros y contundentes para evitar que se repitan hechos como el sucedido en Manresa”, han reclamado a los políticos.

Cabe recordar que los agentes del Instituto Armado se emplean a diario de manera impecable -desde su papel vocacional de servidores públicos- en garantizar la seguridad del conjunto de la sociedad española, a menudo con muchas dificultades. La honradez, la ausencia de escándalos de corrupción, la austeridad en tiempos de crisis, la profesionalidad, eficacia y la proyección exterior que han ofrecido a España en las últimas décadas han hecho que la Guardia Civil -junto a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional- sea la institución más valorada por los españoles.

Fuente: La Gaceta