Policías y guardias civiles han lanzado este miércoles un ultimátum al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Los cinco sindicatos y ocho asociaciones representativos de ambos cuerpos han solicitado una reunión urgente de los consejos de ambos cuerpos (donde se sienta la Administración y los representantes de los agentes) para que Zoido les concrete los plazos y cuantías de la anunciada equiparación salarial con las policías autonómicas. Para ello, los sindicatos policiales han presentado esta mañana en la sede del ministerio una declaración de conflicto colectivo como paso previo a esa negociación “urgente y necesaria”. Si en las próximas semanas no se atienden sus reclamaciones, han anunciado que harán concentraciones y manifestaciones, además de trabajar a reglamento (cumpliendo con las tareas y horarios estrictamente necesarios, porque la ley les prohíbe hacer huelga) con la intención de ralentizar su actividad para colapsar los servicios de Interior. También contemplan acudir a las instituciones europeas con sus demanda.

En una rueda de prensa en la que han participado las 13 organizaciones representativos de ambos cuerpos, además del colectivo Jusapol –organizador de la reciente concentración masiva de agentes en la madrileña Puerta del Sol-, los representantes de los agentes han asegurado que desde el pasado 19 de septiembre –en plena Operación Copérnico contra el desafío independentista- el ministro no se reúne con ellos. “Desde entonces, el silencio se ha impuesto. [Zoido] Ha preferido opinar y debatir ante los medios de comunicación y en el Congreso, pero no con los policías. Es un desprecio a nosotros”, ha señalado el portavoz, José Antonio Calleja. Por ello, asegura que las trece organizaciones se han visto abocados a tomar “una medida excepcional” como es la declaración de conflicto colectivo, que no se tomaba desde 2008.

Para los representantes de los agentes, las últimas manifestaciones de Zoido sobre la equiparación salarial son “retórica”, por lo que le exigen que “concrete” sus planes y, sobre todo, los plazos a la vista del acuerdo presupuestario anunciado entre el PP y Ciudadanos para lograr dicha equiparación. “Hemos esperado pacientemente al final de la crisis”, ha añadido Alberto Moya en representación de las asociaciones de la Guardia Civil, antes de recordar que la equiparación salarial debe materializarse antes de finalizar la actual Legislatura. Para ello, señalan, sería necesario una partida presupuestaria de 3.000 millones de euros. Con esta cifra, policías y guardias civiles aspiran a que al final las nóminas de cada uno de los agentes se hayan incrementado en 500 euros mensuales para, de este modo, cobrar una cifra similar a la que reciben las policías autonómicas. “No pedimos una subida salarial, sino la equiparación salarial” con cuerpos policiales con menos competencias, han recalcado. También han criticado las recientes palabras del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, por sus palabras en el Senado en las que comparó las aspiraciones salariales de los agentes con las de otros colectivos de funcionarios.