Como nos tiene acostumbrados, la Dirección General de la Guardia Civil de nuevo pretende aprovechar la aprobación de una nueva norma para restringir los derechos de los Guardias Civiles. En este caso, le toca el turno a la regulación del régimen de incompatibilidades, que regula la posibilidad de que los componentes del Instituto realicen otras actividades laborales en su tiempo libre.
Partiendo de la base de una normativa promulgada en los años 80, y ya de por si bastante restrictiva, la Guardia Civil pretende hacerla aún más estrecha y limitar de una manera casi absoluta el ejercicio de cualquier profesión ajena.
Si bien hasta ahora, y tras un largo camino jurisprudencial y normativo, bastaba con que el agente afectado no ejerciera una profesión que entrara en conflicto de intereses con su condición de Guardia Civil (seguridad privada, hechos sobre los que tuviera potestad administrativa para resolver como Guardia Civil, etc), y que además redujera el Complemento Específico Singular por debajo del 30% de sus retribuciones básicas.
Como estas limitaciones no le parecen suficientes, la Guardia Civil pretende enviar al Consejo de Ministros un proyecto de reglamento que además prohiba el trabajo ajeno durante el descanso diario. Como si fuera poco, además revoca automáticamente las autorizaciones de compatibilidad en el caso de baja médica, y las someterá a un exhaustivo proceso de análisis en el caso de personal declarado Apto con Limitaciones físicas.
Por tanto nos encontramos que:
  • Aún en el improbable caso de que autoricen una compatibilidad, ésta sólo se podrá ejercer en los descansos semanales y diferentes permisos y vacaciones.
  • Requerirá además que YA exista un contrato de trabajo previo y un alta en la Seguridad Social. ¿Quién va a contratar a un Guardia Civil que no puede trabajar la mayoría de los días y que además no sabe si le van a conceder la autorización? ¿Qué ocurre durante el tiempo que ya esta contratado por la empresa externa pero no puede trabajar porque no lo tiene autorizado?

¿Necesita vd. echar unas horas trabajando después de su jornada porque no le llega el sueldo? Olvídese. Si acaso sólo podrá trabajar ese fin de semana de descanso que le toca cada 3 semanas.

Pero no acaba aquí, la cosa sigue así:
  • Si una enfermedad te impide prestar servicio, se REVOCA automáticamente la autorización. Entonces, si un compañero, con su casi imposible autorización concedida tiene la desgracia de caer enfermo: 1º perderá la productividad GC y 2º se le impedirá compensar esa pérdida de ingresos familiares mediante un honrado y legal trabajo. Evidentemente el que tenga una pierna quebrada no podrá prestar servicio ni ejercer otras actividades físicas, pero nada impide que realice ciertas actividades laborales desde casa que son compatibles con su estado físico.
  • Y por último, si un compañero tiene la desgracia de verse limitado de sus capacidades psicofísicas para prestar servicio, amén del terremoto profesional que se le avecina en materia de destino, movilidad y familia, deberá someterse a un proceso inquisitorial donde se determine si se le permite ejercer otra actividad, y todo ello sumándole las anteriores complicaciones.
En UniónGC creemos en la Libertad. En la Libertad y en la Responsabilidad profesional de nuestros compañeros como principios rectores; y creemos que la normativa propia NO PUEDE ser más estrecha que la propia Ley. Por eso nos opondremos a ella mientras pretendan coartarnos.
Y ojo. Si lees esto y ya tienes una compatibilidad concedida, olvídate. Pretenden hacerla retroactiva y limitadora de derechos ya consolidados. Afíliate y luchemos juntos.
¡¡UnionGC lucha por todos los Guardias Civiles!!