“Ser Guardia Civil hoy significa ser el agente peor pagado y con menos derechos adquiridos”

“La Administración reconoce 52 suicidios desde 2012 hasta finales de 2016. En los dos primeros meses de 2017, se han suicidado 5 guardias civiles“. Estas son las terribles cifras que ofrece a jupsin.com, en esta extensa y dura entrevista, Marcelino García, secretario estatal de Riesgos Laborales de la Unión de Guardias Civiles (UniónGC). Para este guardia civil, destinado en Burgos, “nuestro cuerpo no está sensibilizado con la Prevención de Riesgos Laborales, es algo a lo que no se le da importancia y que está en un segundo plano”.

Marcelino García reconoce que en la Guardia Civil se producen situaciones de acoso, de forma principal de los mandos a los subordinados, en la vertiente laboral y sexual, y afirma: “las asociaciones profesionales como la UniónGC no vamos a ser cómplices con nuestro silencio”

Al preguntarle sobre qué es ser Guardia Civil hoy, la respuesta de Marcelino García refleja una realidad que no por sorprendente es menos real, “Hoy ser Guardia Civil significa ser el agente peor pagado, el agente con menos derechos adquiridos y más deberes.” 

Sin embargo, tenemos que destacar, y así lo hace Marcelino García en la entrevista concedida a jupsin.com, que la Guardia Civil es un cuerpo policial altamente ‘profesionalizado’ y ‘cualificado’, y el más valorado, “pero que requiere una reestructuración de sus unidades acorde al siglo XXI”.

In’. ¿Qué es la Unión de Guardias Civiles, y cuáles son sus objetivos?

MG. La Unión de Guardias Civiles (UnionGC) es una asociación profesional de Guardias Civiles con representación en el Consejo de la Guardia Civil, fundada en 2006 y con presencia en todo el territorio nacional.

In’¿Cuál es su representatividad dentro del cuerpo?

MG. Somos la segunda asociación profesional de Guardias Civiles en número de afiliación. La mayoría de nuestros afiliados pertenecen a la escala de cabos y guardias, también tenemos afiliados en las escalas de suboficiales y oficiales de la Guardia Civil.

¿Y su capacidad de interlocución?

MG. Tenemos una alta capacidad de interlocución tanto con los jefes de Comandancias, Zonas y la Dirección General, como a nivel institucional con distintas organizaciones, instituciones, sindicatos y partidos políticos que respeten la Constitución Española y no sean pro-terroristas.

¿Qué trabajo realiza usted dentro de la Unión de Guardia Civiles?

En UnionGC comencé siendo el secretario general de Burgos, dónde estoy destinado, luego pasé a llevar la secretaría general de Castilla y León y desde finales de 2015 formo parte de la Ejecutiva Estatal de UnionGC con el cargo de Secretario Estatal de Riesgos Laborales por encargo del Secretario General, ratificado en el III Congreso Ordinario.

Siempre he sido sensible a la Prevención de Riesgos Laborales y en la Guardia Civil es algo que tienen en un segundo plano, que no le dan importancia ni están sensibilizados. Lo que hace la Guardia Civil con respecto a la PRL es lo que sentencias europeas le han ido obligando y no le ha quedado más remedio que crear un Servicio de PRL Central y servicios periféricos en las Zonas y Comandancias, con una dotación de personal mínima y sin la formación adecuada.

¿Cómo es en 2017 la institución Guardia Civil? ¿Hablamos de un cuerpo militar, y no solo jerarquizado como la Policía Nacional?

La Guardia Civil es un cuerpo policial de naturaleza militar, la naturaleza militar es la gran diferencia con la Policía Nacional. En la Policía Nacional hay sindicatos y en la Guardia Civil no, la representación de los trabajadores la ejercemos asociaciones profesionales con muchas más trabas y restricciones que los sindicatos policiales.

En 2017, la Guardia Civil sigue siendo el cuerpo policial peor pagado del Estado. Con respecto a la Policía Nacional, la Guardia Civil sigue atrasada, podemos observar un ejemplo claro en lo que respecta a jornada laboral y turnicidad, cuando la Policía Nacional y sus sindicatos están estudiando la implantación de un sexto turno, en la Guardia Civil no tenemos ni un primer turno implantado.

¿Cómo funciona, quién la administra, quien juzga, a quién responde la Guardia Civil?

La Guardia Civil es un cuerpo militar jerarquizado dependiente de los Ministerios de Interior y Defensa.

Se puede decir que la Guardia Civil es un cuerpo complejo y autónomo. Un cuerpo con capacidad de funcionamiento rodado, que sirve al ciudadano y resuelve, tanto si en las unidades hay mandos como si las mandan los cabos y guardias, extremo que estamos observando por la carestía de personal de estos últimos años y constatando cómo seguimos siendo año tras año la institución más valorada por los españoles.

A los guardias civiles nos juzgan los tribunales togados militares o la jurisdicción ordinaria, dependiendo de los casos. De lo que no se libra nunca un guardia civil, haya condena o no, es de que se le incoe un expediente disciplinario por los mismos hechos que son objeto de juicio, expediente que acaba en sanción siempre que haya sentencia condenatoria y en ocasiones también aunque sea absolutoria. A pesar de la aparente vulneración del “non bis in ídem” que ello conlleva, está así contemplado legalmente para la Guardia Civil. Ello causa una doble condena con las repercusiones económicas y psicológicas que llevan anejas.

¿Cuáles son los principales problemas que afectan hoy a la Guardia Civil?

El principal problema lo tenemos en casa, en el inmovilismo de los altos mandos en cuanto a las propuestas de mejoras de derechos de los guardias civiles que proponemos las asociaciones y en el nulo papel efectivo que se le da al órgano representativo de todos los guardias civiles que es el Consejo de la Guardia Civil.

Tenemos un grave problema económico, somos los más valorados y los peor pagados. Por desgracia, cada día hay más Guardias Civiles en riesgo de exclusión social.

Tenemos un gravísimo problema de salud laboral y de suicidios. No es normal que los psicólogos de la Guardia Civil sean oficiales del Cuerpo.

No se puede entrar a una consulta de un psicólogo, al que acudes porque estás mal, diciendo “A sus órdenes mi capitán, ¿da usted su permiso?”, desconfiando de que lo que digas te pueda traer consecuencias laborales y de promoción, sin poder hablar a las claras porque no dejas de estar ante un superior, en definitiva, sin confianza terapéutica.

También hay que decir que los guardias civiles no pasamos ningún tipo de reconocimiento médico periódico.  Todo esto demuestra una preocupante y posible dejación de funciones respecto a la salud laboral y la prevención de riesgos laborales en la Guardia Civil.

Las casas cuartel son un grave problema…

Partimos de la base de que todos los que vivimos en casas cuartel lo hacemos voluntariamente, nadie nos obliga. No hay casas cuartel en todas las unidades de la Guardia Civil ni tantas como efectivos destinados como algunos sindicatos policiales se empeñan en decir.

En su inmensa mayoría están en mal estado de conservación puesto que son edificios antiguos con mantenimiento y conservación deficitarios. Las casas cuartel son un ente que aglutina dependencias oficiales y domicilios.

La casa cuartel es un modelo arcaico de vinculación permanente del trabajo y la vida personal, de servicio 24 horas, que dificulta la desconexión entre trabajo y vida particular. Están ubicadas normalmente a las afueras de los pueblos y con un riesgo considerable de alejamiento social para un colectivo que necesita estar integrado al máximo con la población civil para poder dar de sí todo lo que se espera.

¿Hay acoso en la Guardia Civil, y si es sí, existe un protocolo y se usa?

En la Guardia civil hay protocolo de acoso, ergo hay acoso, mayoritariamente descendente, ejercido por los mandos hacia los subordinados, tanto en su vertiente laboral como sexual.

Las asociaciones no podemos ser cómplices con nuestro silencio, debemos colaborar en la solución del problema y en su visualización puesto que muchas veces hasta que no trasciende públicamente no se toman las medidas oportunas contra los acosadores.

Por otro lado, desde UnionGC, hemos manifestado el agravio comparativo con otras normativas reguladoras, como la de las Fuerzas Armadas, que es mucho más avanzada.

No es de recibo que el protocolo de acoso en la Guardia Civil lo controle y dirija la propia comandancia donde se producen los hechos. No hay independencia de los órganos de inspección, de tal manera que probar el acoso es una tarea a menudo titánica y el resultado final termina muchas veces con la víctima fuera del Cuerpo en vez del acosador.

¿Cómo abordan el grave problema del elevado numero de suicidios de la Unión de Guardias Civiles?

Desde UnionGC no nos cansamos de pedir que se aborde rigurosamente de una vez la gran lacra del suicidio en la Guardia Civil. Las guías, protocolos y medios que la Guardia Civil pone a disposición de todos los guardias civiles han demostrado que no son lo suficientemente útiles.

La primera medida es abordar el suicidio desde un punto de vista prevencionista y psicológico, externalizando el servicio de psicología del escalón de mando. Creemos que no se puede seguir tapando los suicidios en la Guardia Civil, la excusa del ‘efecto Werther’, más conocido como ‘efecto llamada’ lo único que ha servido es para no poner en evidencia a los mandos, en cuanto a gestores de personal que son.

Los problemas hay que abordarlos e intentar darles solución entre todos: mandos, psiquiatras, psicólogos, prevencionistas y asociaciones representativas. En UnionGC proponemos a la DGGC la creación de una Comisión específica para suicidios formada por las 5 partes descritas anteriormente, donde cada uno aporte su enfoque y entre todos busquemos solución a esta lacra, que si bien no se va a poder eliminar al menos intentaremos reducirla a su mínima expresión.

Qué datos tienen sobre el número de suicidios que puedan aportar. ¿Qué se debería hacer para evitarlos?

La administración reconoce 52 suicidios desde 2012 a finales de 2016. En los dos primeros meses de 2017 se han suicidado 5 guardias civiles.

Los datos son muy preocupantes, tenemos la tasa de suicidios más alta de todos los cuerpos policiales españoles, un 16,49% por cada 100.000 personas, más de 4 puntos por encima de la Policía Nacional y más de 5 puntos por encima de la media de la población europea y casi duplica la media nacional de suicidios por cada 100.000 habitantes que se sitúa en el 8,3%.

Proponemos la externalización del Servicio de Psicología del Cuerpo, mejora de la jornada laboral con una mayor conciliación laboral y familiar, aumento salarial, mayor agilidad en la activación del protocolo de acoso, reconocimientos médicos periódicos y creación en la DGGC de una comisión específica para los suicidios, formada por:

  • Mandos,
  • Psiquiatras,
  • Psicólogos,
  • Prevencionistas 
  • Asociaciones representativas

Hablemos de la profesionalización de la Guardia Civil, en qué punto estamos.

La profesionalización de la Guardia Civil es muy alta, tenemos un despliegue ingente y personal altamente cualificado trabajando dentro y fuera de nuestras fronteras, tanto en labores tácticas como de investigación y seguridad.

¿Qué deben saber los ciudadanos sobre la Guardia Civil hoy?

Deben saber que no es factible tener cuarteles inoperativos en muchos pueblos, que la Guardia Civil tiene que acometer una reestructuración de sus unidades acorde al siglo XXI, que estamos bajo mínimos de personal, que nos disculpen a los agentes cuando tardamos más de una hora en acudir a un aviso porque estamos lejos o sobredimensionados de trabajo, que se quejen ante la administración por permitir esta situación, que a pesar de ser los peor pagados y el cuerpo policial con menos derechos de este país, nos desvivimos por atenderles como siempre ha hecho la Benemérita.

¿Cómo se gestiona otro asunto sobre el que hay algunas sombras, el de los huérfanos…?

La Asociación Pro-huérfanos de la Guardia Civil se nutre, en gran parte, de las cuotas que obligatoriamente nos detraen de las nóminas a todos los guardias civiles. Todos estamos obligados a pertenecer a esta Asociación y a sufragarla, sin embargo a las Asociaciones Profesionales y representativas de los guardias civiles no nos dejan pertenecer a sus órganos de gobierno y administración, otro ejemplo del oscurantismo característico de los altos mandos de la Guardia Civil, ellos sabrán si tienen algo que ocultar.

Objetivos de la Unión de Guardias Civiles para los próximos dos años.

UnionGC es una asociación en crecimiento, queremos seguir aumentando la cuota de afiliación y representatividad. Este año se celebrarán elecciones al Consejo de la Guardia Civil dónde hace 4 años conseguimos 2 vocales por la escala de cabos y guardias, este año  aspiramos a aumentar el número de vocales de UnionGC en este consejo.

Aspiramos a conseguir la equiparación salarial para los guardias civiles, a que se reestructuren las unidades del Cuerpo acorde a los tiempos y medios que se disponen, a una nueva Ley de Personal moderna y equiparable al resto de cuerpos policiales, a que se le dé la importancia que se merece a la PRL y se le dote de medios humanos, técnicos y formativos, a conseguir una mayor conciliación familiar y a la total igualdad entre hombres y mujeres dentro del Cuerpo.

¿Qué significa hoy ser Guardia Civil?

Hoy ser Guardia Civil significa ser el agente peor pagado, el agente con menos derechos adquiridos y más deberes. Significa dar mucho a cambio de poco, pero para mí significa sobre todo ser “pronóstico feliz para el afligido” como dice La Cartilla del Guardia Civil (1845) en su artículo 6.

¿Qué le diría a los jóvenes que quieren entrar en el cuerpo?

Les diría que se lo piensen bien, ser Guardia Civil es una profesión muy sacrificada, que se preparen para la disponibilidad geográfica, que se preparen para vivir en pueblos rurales de unos cientos de habitantes, que se preparen psicológicamente para hacer frente a las situaciones que les va a tocar vivir dentro y fuera del cuartel, que se integren con sus vecinos, que no sean autoritarios, en fin que sean beneméritos.

Todos los sinsabores del año se verán compensados el día que hagan un servicio humanitario, salven la vida a alguien…

De buena tinta… Marcelino García

Marcelino García @Marce UnionGC es funcionario del Cuerpo de la Guardia Civil. Licenciado en Estudios Eclesiásticos (Baccalaureatus in Theologia) y Diplomado en Filosofía por la Universidad Pontificia Comillas (ICAI-ICADE) de Madrid. En estos momentos, realiza el  master en Prevención de Riesgos Laborales por la Universidad Isabel I de Burgos.

En la actualidad Marcelino García es Secretario Estatal de Riesgos Laborales de la asociación profesional de Guardias Civiles Unión de Guardias Civiles (UnionGC) y Secretario General de UnionGC en Castilla y León.

Fuente: jupsin