El pasado jueves, dia 20 del presente mes de Abril, nuestro Secretario General Ramon Rodriguez Prendes participo en una mesa-debate sobre “Los derechos de los miembros de las Fuerzas Armadas y de los Cuerpos de Seguridad del Estado”, dentro de los actos de homenaje a la Historia y Memoria de la Unión Militar Democratica (UMD), organizados por el Ayuntamiento de Oviedo y Tertulias en Llanes los pasados dias 20 y 21.

En esta mesa-debate nuestro Secretario General estuvo acompañado de D. Jorge Bravo Álvarez, Secretario General de AUME (Asociación Unificada de Militares Españoles) y de Dña. Teresa Franco, Secretaria de la Mujer de AUME, habiendo estado presentada y moderada por D. José Manuel Paredes Castañón, Catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Oviedo.

Entre el público asistente se encontraban antiguos miembros fundadores de la UMD, también estuvo presente D. Julio Rodríguez Fernández, ex JEMAD y actual presidente de Foro Milicia y Democracia (FMD) y el diputado regional por Podemos D. Emilio León.

Durante las intervenciones de los mencionados se puso de relieve el déficit de derechos que impera tanto en el Ejército español como en la Guardia Civil. Nuestro Secretario General comenzó su exposición agradeciendo la invitación a este foro de debate y ensalzando la valentía de aquellos militares fundadores de UMD que no buscaban otra cosa que la democracia en un país que acababa de salir de una larga dictadura. Hizo hincapié en lo innecesaria que actualmente resulta la reserva de derechos efectuada en su día por España al Artículo 11 del Convenio de Derechos Humanos, ha resaltado el trabajo eminentemente policial que desempeña habitualmente la Guardia Civil y que nada tiene que ver con el desarrollado por el Ejercito. Ha denunciado la distinta vara de medir a la hora de juzgar un mismo hecho punible cuando éste es cometido por un mando o cuando el autor del mismo es un guardia, sufriendo mayores penas el guardia que el mando aún siendo idéntico el hecho. Ha mencionado los derechos de los que nos vemos privados por el mero hecho de ser Guardias Civiles, ha expuesto el tímido avance que ha supuesto la entrada en vigor de la Ley Orgánica 11/2007 de los Derechos y Deberes de los guardias civiles y ha responsabilizado a los distintos gobiernos de la nación, de un signo y otro, de la situación precaria en general que sufre el Cuerpo de la Guardia Civil.

Ha manifestado también que ha faltado valentía y voluntad política para afrontar una verdadera reforma y un avance en la dotación de derechos tanto a los componentes del Ejército como de la Guardia Civil, destacando que siempre vamos por detrás que el resto de la sociedad, con una Constitución que nos priva y restringe injustificablemente parte de los derechos que en la misma se recogen y amparan al resto de ciudadanos.

Como no podría ser de otra forma, también ha mencionado la discriminación salarial a la que estamos sometidos respecto a otros cuerpos policiales, responsabilizando de ello a los distintos gobiernos de la nación, que habitualmente nos han postergado y dejado en segundo plano, haciéndonos llegar a la injustificable y lamentable situación actual.