La asociación profesional señala que «las plantillas tienen verdaderos problemas para sacar agentes a la calle» durante el verano.

La Unión de Guardias Civiles de Asturias expuso ayer los problemas que afronta el cuerpo en el Principado para llevar a cabo tareas de seguridad ciudadana. Una situación que se recrudece en verano, debido a que es la época vacacional por excelencia. «La tasa de reposición de efectivos en los últimos seis años ha sido únicamente del 10%, lo que ha supuesto la merma de casi 10.000 agentes a nivel nacional y unos 200 en Asturias», señaló la asociación profesional. Un ejemplo actual de esta precaria situación se vive en el cuartel de Arriondas, «con solo un efectivo disponible para el servicio de seguridad ciudadana». Otro caso similar se registró hace escasas fechas en Gijón. «Solo cuatro agentes estaban disponibles en el puesto, con la consiguiente carga de trabajo adicional para los cuarteles limítrofes».

Agresión en Allande

En este sentido, la Unión de Guardias Civiles de Asturias apuntó «como hecho más preocupante, si cabe», que la escasez de efectivos conlleva que las pocas patrullas existentes no tengan apoyos cercanos de compañeros que, en un momento dado, puedan servir de refuerzo en una actuación. A su juicio, «esta situación genera inseguridad y desprotección en los propios agentes». Asimismo, la asociación profesional quiso destacar y lamentar «la agresión de la que fueron víctimas dos compañeros del puesto de Tineo, que acudieron a la llamada de socorro por una alteración del orden y agresiones de un turista alemán a una camarera en un bar de Berducedo, en el municipio de Allande».

En este caso, los guardias no tenían refuerzo de otra patrulla a menos de una hora. Aunque la asociación lleva más de una década denunciando la carencia de efectivos «y demandando una reestructuración del despliegue del cuerpo en la región», ninguna de estas medidas se ha llevado a cabo. «Muy al contrario, hemos recibido críticas de políticos que, mirando únicamente por sus intereses locales, han hecho defensa de mantener el cuartel en su pueblo aunque éste permanezca cerrado diecinueve horas al día», apuntó un portavoz de la Unión de Guardias Civiles de Asturias.

Ante este panorama, el colectivo exige que «se acometa con seriedad el problema de la carencia de efectivos de la Guardia Civil, que se aborde un plan de reestructuración del despliegue del cuerpo en Asturias y que, en época estival, se ponga en marcha el plan de servicios extraordinarios que llevamos proponiendo desde hace más de tres años».