Union de Guardia Civiles, UnionGC, manifiesta que “Somos los mejor valorados por los ciudadanos y los que tenemos menos recursos, peores condiciones de trabajo y salarios más bajos”. Así resume la situación de la Benemérita Marcelino García Bermúdez, actual Secretario General de Union de Guardias Civiles, UnionGC en Castilla-León y cabeza de lista de la candidatura de UnionGC al Consejo de la Guardia Civil, cuyo objetivo es mejorar la situación laboral de los agentes y la seguridad de los lugares en los que está desplegado el cuerpo.

Vamos a conseguir que la Guardia Civil deje de ser la Cenicienta de las policías españolas, por nosotros y por la seguridad de la ciudadanía”, subraya. En muchas zonas del país, especialmente rurales, es la única representación de las fuerzas de seguridad, lo que supone que sus cometidos van desde como investigar y perseguir delitos hasta prevenir atentados terroristas, pasando por regular el tráfico o auxiliar a los ciudadanos.

Los días 24 y 25 se celebran las elecciones al Consejo de la Guardia Civil, y UnionGC se presenta con una candidatura renovadora y que entiende que este cuerpo es “fundamental” en la Seguridad Pública en España, que ahora más que nunca, tras los terribles atentados en Cataluña, es una gran preocupación para la ciudadanía. “España se enfrenta a grandes retos en materia de seguridad, y necesita una Guardia Civil suficiente en número y con los medios necesarios”, destaca el candidato de UnionGC.

En cambio, el número de Guardias Civiles desciende cada año y sus medios “son insuficientes, precarios y obsoletos”. Castilla-León es un claro ejemplo. Si en 2013 había en la Comunidad Autónoma 6.974 guardias civiles, en 2017 apenas rondan los 6.500 para atender 2.332 municipios. “En solo cuatro años hemos perdido medio millar de agentes”, lamenta García Bermúdez. “Si echamos cuentas, vemos que no llegamos a tres guardias civiles por municipio, ¿eso es potenciar la seguridad?”, se pregunta.

García Bermúdez, destinado en Briviesca (Burgos) desde 2010 y anteriormente en Seguridad Ciudadana en Ribadeo (Lugo), es miembro de la Ejecutiva Estatal de UnionGC desde 2015, donde ocupa la Secretaría de Riesgos Laborales. Defiende que la Guardia Civil tiene que evolucionar y ser “abierta, eficaz, eficiente, productiva y competitiva”, un cuerpo capaz de “innovar y de aprovechar las ventajas de las nuevas tecnologías en beneficio de los ciudadanos”.  

La recuperación de plantilla y su incremento hasta “niveles óptimos” para dar respuesta a las cada vez mayores necesidades de seguridad; la dotación a los agentes de medios materiales “adecuados, proporcionales y efectivos” y una “reestructuración” del despliegue de la Guardia Civil, son medidas que UnionGC considera “imprescindibles” y que van a reivindicar ante la Dirección del cuerpo y el Ministerio de Interior, avanza García Bermúdez.

También reclaman la equiparación salarial con las policías autonómicas y locales; turnos que permitan a los agentes conciliar vida familiar y laboral; que no se aplique el Código Penal Militar; el reconocimiento de la especialidad para cada puesto de trabajo; derecho a sindicación; o un sistema de recompensas “justo y sin agravios comparativos”.

Unos avances, explica el candidato de UnionGC, que repercutirán en el mejor funcionamiento del cuerpo y del servicio que prestan, y que tras las elecciones de octubre harán valer a través del Consejo de la Guardia Civil ante todas las instancias. 

“Tenemos la preparación y la capacidad humana, solo necesitamos los medios materiales y organizativos, y el respaldo de quienes dirigen el Cuerpo para cumplir con las tareas que estamos capacitados para realizar y que la ciudadanía espera de nosotros”, concluye García Bermúdez.