Un grupo de agentes de la Policía Municipal y Nacional se concentró hoy en Valladolid para condenar la agresión que sufrieron dos guardias civiles en Alsasua (Navarra) y sus parejas en un bar de la localidad de Alsasua (Navarra). La iniciativa en repulsa por este hecho tuvo lugar frente a la Comandancia de la Guardia Civil en la ciudad, situada en la avenida de Soria.

La Unión de Guardias Civiles (UniónGC) convocó esta concentración, que también tuvo lugar en otras ciudades españolas, y en la que participaron además de los policías municipales y nacionales, algunos guardias civiles de paisano.

En la madrugada del sábado pasado un teniente y un sargento de la Guardia Civil de Alsasua y sus respectiva parejas resultaron heridos al ser agredidos por un grupo de entre 40 y 50 personas de la localidad. La Policía Foral detuvo a dos de los agresores. Los hechos ocurrieron a las 04.55 horas en las inmediaciones del bar Koxka cuando el grupo increpó y agredió a las víctimas por su condición de guardias civiles.

El teniente, de 24 años y que lleva un año en el puesto, sufrió lesiones en la cara y la fractura de un tobillo de la que fue intervenido. El sargento, que acaba de incorporarse al puesto de la localidad, recibió numerosos golpes pero de menor entidad, al igual que las dos mujeres que les acompañaban, una de las cuales necesitó collarín cervical.