La Unión de Guardias Civiles en Galicia (UnionGC), Asociación Profesional con representación en el Consejo de la Guardia Civil, mediante esta nota de prensa debemos hacer pública la resolución de una sentencia estimatoria del Tribunal Supremo que libra de responsabilidades a un Guardia Civil de tráfico destinado en el Sector de Coruña.

La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo en sentencia 58/2016, estima recurso a favor de un Guardia Civil destinado en el Sector de Tráfico de A Coruña y ordena el archivo de las causas así como la devolución de los haberes retirados.

Dicho Guardia Civil había sido expedientado por una supuesta infracción grave tipificada en el Art. 8 apartado 33 de la Ley Orgánica 12/2007 de 22 de octubre del Régimen disciplinario de la Guardia Civil, por un concepto definido como “la negligencia grave en el cumplimiento de las obligaciones profesionales o de las órdenes recibidas”, y propuesto para la retirada de siete días de haberes y los mismos de suspensión de funciones.

Desde la Secretaría Jurídica de la UnionGC en Galicia representada por la abogada Dña. Mónica Cean han realizado un trabajo de defensa de los derechos del Guardia Civil que ha sido reconocido por el tribunal, en donde, dicho Guardia Civil había sido expedientado por haber formulado entre el año 2012 y 2013 un total de 52 denuncias administrativas por el mal estado de las carreteras en diferentes sitios de la provincia de A Coruña, cuyos titulares de las mismas son las diferentes administraciones públicas que deben de saber y olvidan que tienen la obligación de que las mismas estén al menos en un estado “adecuado” para la circulación y por supuesto dotadas de señalización imprescindible en evitación de los más que desgraciados accidentes que sufrimos en Galicia y que siguen en aumento.

Desde UnionGC en Galicia entendemos una vez vista la resolución del Tribunal Supremo, que al menos la defensa del Guardia Civil, desde el inicio del expediente disciplinario ha sido dificultosa, alejada del derecho y proteccionista de un sistema, el militar, que en casos como este los procesos van dirigidos sistemáticamente a la aplicación de un rodillo vulnerando garantías básicas como son la defensa del expedientado y la presentación de pruebas no admitidas que pudieran causar una grave indefensión.

Desde esta asociación, nos alegra que se haga justicia en la persona de un profesional que como único error si se puede llamar así es el de comunicar deficiencias en las carreteras, pero también nos preocupa enormemente el resultado de esas denuncias tramitadas a la Jefatura Provincial de A Coruña, ¿en qué fase están esas denuncias efectuadas por el Guardia Civil?, ¿se han tramitado?, ¿hay responsables?, preguntas que al menos los ciudadanos debiéramos conocer ya que el agente denunciante a día de hoy no sabe la respuesta de unos expedientes que le han generado muchos problemas en su profesión.