El Destacamento Marítimo de Fuerteventura ha localizado tres trasmallos a menos de una milla de distancia de la localidad de La Santa, en Lanzarote.

Ya en octubre de 2016 la Federación de Medio Ambiente de Unión de Guardias Civiles (UniónGC) había solicitado medios al Gobierno de Canarias para luchar contra estas “artes tan destructivas“. Por aquel entonces los agentes tenían que extraer todo el palangre “A MANO“, poniendo en peligro su integridad física.

Actualmente el Gobierno de Canarias ha puesto a disposición dichos medios, dos patrulleras cuentan con dos nuevos haladores cada una para poder llevar a cabo sus cometidos con mayor seguridad y de manera más efectiva.

Ayer mismo, la Guardia Civil del archipiélago ha retirado dos palangres a la deriva con más de 3.000 metros de aparejo entre ambos colocados de manera ilegal en el entorno del islote de Lobos, al norte de Fuerteventura.

Cabe resaltar que esos palangres a la deriva representan un peligro tanto para las aves, la fauna marina y las embarcaciones que navegan por la zona, como para los bañistas o practicantes de deportes acuáticos.

Igualmente, se ha incautado en el límite de la Reserva del Archipiélago Chinijo de dos nasas sin señalizar, que además contenían cebo, lo que incumple la normativa sobre su uso.

Otras dos nasas no señalizadas fueron retiradas en la zona noroeste de Lanzarote.

Finalmente, el Destacamento Marítimo de Fuerteventura ha localizado también tres trasmallos a menos de una milla de distancia de la localidad de La Santa, en Lanzarote, un arte de pesca totalmente prohibido en esas aguas, por su potencial no selectivo de capturas en cuanto a cantidad, tamaño y especies.