UniónGC denuncia que el PP apuesta por la privatización de la seguridad mientras disminuye la plantilla de la Guardia Civil

La Unión de Guardias Civiles ( UniónCG ), una de las asociaciones profesionales presentes en el Consejo de la Guarida Civil, ha denunciado el “derroche de dinero del erario público” que está llevando a cabo el Gobierno desde 2013 al contratar vigilancia privada en las cárceles españolas, competencia tradicional de este cuerpo y de la Policía Nacional.

A través de una nota de prensa, UniónGC informa que el coste anual de estos contratos es de “nada menos que casi 33 millones de euros, cuantía que sería suficiente para dotar a cada guardia civil de un chaleco antibalas de uso personal”.

Aumento aún más

Desde esta asociación profesional, muy beligerante contra los recortes a la Guardia Civil, también revelan que el Consejo de Ministros del 19 de agosto aprobó una nueva partida de “58 millones de euros a incrementar en 900 vigilantes de seguridad el servicio en las 67 prisiones estatales”.

Con esta nueva partida, el gasto en la seguridad privada en las cárceles españolas se eleva a casi cien millones de euros anuales, “todo ello mientras los guardias civiles siguen sin los elementos de seguridad básicos ni los medios adecuados para afrontar su trabajo día a día”.

Echando números, cada vigilante de seguridad, según este presupuesto, tendría un coste para las arcas del Estado de 64.444,44 euros al año, “lo que supone más del doble del salario que percibe cualquier guardia civil, una vergüenza y un despilfarro insultante”.

Intereses ocultos

Desde esta asociación profesional señalan que, con estos contratos, se observa “la apuesta de este Gobierno por disminuir la plantilla de guardias civiles no recuperando los efectivos perdidos, casi diez mil, durante los seis últimos años, consecuencia de implantar una tasa de reposición de efectivos del 10% que ha mermado gravemente las plantillas y disminuido ostensiblemente la presencia de guardias civiles en labores de seguridad ciudadana”.

Del mismo modo, desde la asociación no encuentran explicación alguna a estos contratos con empresas privadas, más allá del de beneficiarlas “con no se sabe muy bien el fin”.

Nadie ha dicho nada

UniónGC acaba su denuncia señalando a todos los partidos políticos, ya que ninguno de ellos se ha preocupado por esta ‘sangría’ que está sufriendo la Guardia Civil por parte del actual Gobierno. “Tal parece que están más ocupados en otras cosas, o lo que ya sería más grave ¿ocupados en coger una parte de ese pastel tan apetecible en beneficio de familiares o amigos?”