Comparecerá ante un tribunal militar y se enfrenta a seis meses de cárcel.

Un Guardia Civil del Destacamento de Tráfico de Verín se enfrenta a seis meses de cárcel por supuestamente insultar a su sargento cuando disputaban un partido de fútbol sala.

Los hechos ocurrieron hace poco más de un año en el transcurso de una discusión propia de la competición deportiva, tras la que el Sargento denunció dentro del Instituto Armado al Agente, que tendrá que comparecer mañana, día 3, ante un tribunal militar en A Coruña. Están llamados a declarar como testigos 10 personas, algunas de ellas civiles que participaban o presenciaban el encuentro.

El Guardia Civil de Tráfico será enjuiciado por el Código Militar –el Instituto Armado tiene esta condición– por un delito de insulto, por el que le pueden caer una pena de hasta seis meses de prisión, según pudo saber este periódico.

Mandos de la Guardia Civil, nada más tener conocimiento de la denuncia del Sargento por los supuestos insultos, incoaron un expediente disciplinario al agente, que durante este tiempo ya presentó alegaciones. También declaró como acusado ante sus superiores, que elevaron el asunto hasta un tribunal militar, que será el encargado de condenar o absolver al guardia civil.

“La acusación es surrealista”

El acusado es miembro de la Asociación Profesional Unión de Guardias Civiles (UniónGC), cuyos responsables tenían previsto ayer desplazarse hoy a Ourense para arropar al Agente. El colectivo entiende que la situación es grave y entre los que viajarán a la provincia está el propio Secretario General de la Asociación, Ramón Rodríguez, y el portavoz a nivel estatal, Jose Manuel Manrique, así como el responsable a nivel gallego, José Freire García.

El colectivo dejaba ayer claro que la acusación es “surrealista” teniendo en cuenta que los supuestos insultos, en lo que no hubo ningún tipo de agresión, no se produjeron durante un acto de servicio de vigilancia o dentro del funcionamiento del propio Destacamento de Tráfico, sino que se dieron durante una competición deportiva, en la que siempre se pueden dar “intercambio de palabras por el roce del juego, enfados o expresiones verbales que no se llegan a valorar dentro de la sociedad al ser de lo más simple y comunes a la vida misma“.

A entender del colectivo, la situación cambia dentro de la condición militar. En este sentido, UniónGC reclamaba ayer la separación del Código Penal Militar para los Guardias Civiles, aplicándoselo solamente cuando estén cumpliendo misiones militares que dependan directamente del Ministerio de Defensa. 

El agente cuenta con la defensa de un abogado de UniónGC, que le viene asesorando desde que le fue abierto el expediente. 

Fuente: laregion.es