El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Gijón ha respaldado a los guardias civiles M.A.O.V. y R.C.C., representados por el abogado Juan José del Sol Martínez, en la demanda interpuesta contra la Administración del Estado por considerar vulnerados sus derechos ante la resolución de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón de variar el horario de su jornada laboral. El titular del Juzgado, el magistrado-juez Jorge Rubiera Álvarez, ha anulado las resoluciones de los mandos, en los que se basaba esa variación horaria, por considerar que «no son conformes a derecho» y ha avalado que el día a la semana que ambos guardias civiles tienen que prestar servicio, en horario de tarde, lo sea en la franja comprendida desde las 16 a 18.30 horas, sin perjuicio de los casos en que no realicen funciones administrativas. La Unión de Guardias Civiles de Asturias, a la que ambos pertenecen, ha denunciado la actuación «arbitraria» del jefe de la Comandancia gijonesa, al que acusa del malestar existente en la plantilla.

Los guardias civiles solicitaban la revocación de las resoluciones dictadas por el brigada jefe de la Plana Mayor de la Comandancia gijonesa, fechada el 26 de octubre de 2015, por la que acordaba desestimar la modificación del horario laboral y la resolución del teniente coronel de Gijón, de 10 de febrero de este año, que rechazaba su recurso de alzada. Los demandantes reclamaban que el día a la semana que tienen que prestar servicio en horario de tarde se fijara en un horario de 16 a 18.30 horas, salvando los casos justificados en que no efectuaran funciones administrativas con causa de circunstancias suficientemente motivadas, como elecciones, huelgas o equivalentes.

Las modificaciones a las opciones de horarios

Ambos demandantes interpusieron un recurso contencioso-administrativo, donde indicaban que realizaban sus funciones en la Plana Mayor de la Comandancia de la Guardia civil de Gijón, que es una unidad burocrática. El 30 de marzo de 2015 entró en vigor la orden general de la Dirección General de la Guardia Civil, de diciembre de 2014, por la que se determinan los regímenes de prestación del servicio y la jornada y horario del personal de la Guardia Civil. En esta orden general, para el personal con servicios burocráticos, se establecen varias opciones de horarios e incluso de tipo de servicio. Uno de 37,5 horas y otro de 40 horas, percibiendo este último personal un complemento específico de productividad por esas más de 10 horas de exceso que hace al mes, manifestando los demandantes su disposición a prestar servicio de manera voluntaria, durante 40 horas a la semana, así como su preferencia por el horario de 7,30 a 15 horas de lunes a viernes, una tarde a la semana de 16 a 18,30, más un sábado no festivo de 9 a 14.

Desde el mes de abril de 2015 fue todo desarrollándose con normalidad. Sin embargo, en la previsión del servicio del mes de octubre de 2015, publicada el 21 de septiembre de 2015 en el tablón de anuncios de la oficina de la Comandancia, se modificaban sustancialmente estas condiciones. La modificación consistía básicamente en que el día de la semana que debía prestar servicio en jornada de mañana y tarde, en horario de 7,30 a 15 horas y de 16 a 18,30 horas, se debía prestar de 9 a 14 horas y de 16 a 21 horas. Hasta el mes de marzo, el trabajo que realiza en el horario del litigio (el día de la semana de 16 a 21 horas) es exactamente el mismo que por las mañanas: administrativo (o burocrático).

En las resoluciones del mes de octubre de 2015 se recoge que desde la entrada en vigor de la orden general, el personal de la Plana Mayor de la Comandancia, comenzó a prestar servicio el Personal con jornada de 40 horas: de 7,30 a 15 de lunes a viernes, una tarde a la semana de 16 a 18,30 y un sábado al mes de 9 a 14. En el mes de octubre de 2015 fue modificado el horario de prestación de servicio de esta Unidad, estableciéndose que un efectivo lo hará por las tardes, bien de 14 a 21,30 horas en horario continuo para el personal con jornada de 37,5 horas o bien en horario partido de 9 a 14 y de 16 a 21 horas para el personal con jornada de 40 horas.

La justificación del cambio

En las resoluciones se justifica el horario por la necesidad de asegurar, con la presencia de un componente de la Plana Mayor en su puesto de trabajo, la continuidad de la acción del Mando, «en cuanto a cualquier incidencia o novedad que se pueda producir, siendo habitual que en la Plana Mayor de la Comandancia se reciban comunicaciones o asuntos que precisan una pronta respuesta, y es aquí donde la continuidad en el servicio y la función de enlace y apoyo al Mando resulta imprescindible».

La Unión de Guardias Civiles de Asturias (UniónGC-Asturias) ha confirmado que esta sentencia favorable a los agentes es el octavo procedimiento judicial favorable obtenido por la asociación en los tribunales de justicia como consecuencia de ordenes «alegales dictadas por el mando». En ocasiones anteriores ha sido por vulneración de derechos de los guardias civiles en cuanto a negativas a acumular permisos de lactancia, denegaciones de permisos urgentes o denegación de acumulación de vacaciones del año anterior por no haber podido disfrutarlas en ese periodo. «A ello hay que añadir otras vulneraciones de derechos y otros guardias civiles, víctimas de las órdenes alegales, que han rehusado por distintos motivos acudir a la Justicia buscando una resolución favorable. Alguna de estas sentencias conlleva la condena en costas, lo que supone un gasto adicional a las arcas del Estado y por el que no se le exige responsabilidad alguna al mando», según asegura un portavoz de la asociación profesional.

Críticas al mando

No es la primera ocasión en que UniónGC-Asturias denuncia presuntas arbitrariedades y supuestas vulneraciones de las normas por parte del jefe de la Comandancia gijonesa, al que califica de «reaccionario», lo que supone, a juicio de la asociación profesional, «pisotear los derechos de los guardias civiles, ignorando o haciendo una interpretación restrictiva a las mejoras que en los últimos tiempos ha habido en el colectivo de la Guardia Civil en cuanto a conciliación de la vida profesional y familiar de los agentes».

El portavoz de la asociación profesional advierte de que no va a tolerar «abusos de autoridad ni vulneraciones de nuestros derechos, vengan de donde vengan». En una situación, propiciada por el que consideran «involucionismo» del jefe de la Comandancia gijonesa, que, según explica, no hace más que «contribuir a incrementar el malestar de la plantilla de guardias civiles de la Comandancia de Gijón, que tiene su reflejo en el absentismo laboral que le sitúa a la cabeza en el ránking de bajas laborales en los últimos dos años en toda España y realidad a la que, lamentablemente, nadie da solución». Para la Unión de Guardias Civiles, el desánimo en la plantilla es «incuestionable» y la gestión del mando al frente de la comandancia de la Guardia Civil de Gijón es «de todo punto nefasta».