Tras el registro en la consejería de Hacienda de la Generalidad de la comunidad autónoma de Cataluña para la recogida de pruebas y bajo las órdenes de un Juez por haber cometido varios delitos algunos políticos, la Guardia Civil es retenida por una jauría humana de casi 20.000 antisistema independentistas.

Una veintena de agentes del Cuerpo y la secretaria judicial que les acompañaba permanecieron secuestrados durante casi 24 horas, si ningún tipo de comida ni agua, un hecho sin precedentes en toda la historia democrática de España, mientras algunos de los políticos contra los que se dirigían las investigaciones judiciales arengaban y aplaudían dicho secuestro.

Ramon Rodriguez Prendes, Secretario General de UnionGC, Unión de Guardias Civiles, apoya la labor de los Guardias Civiles y la legalidad constitucional.